Testimonios | Cefaly

Testimonios

Mary P (Reino-Unido)

Mis migrañas empezaron después de mi tercer hijo, cuando tenía 28 años. Las provocaba el estrés, el período mensual, cualquier alcohol, chocolate y queso – lo habitual. También en los fines de semana, que es muy común. El dolor de cabeza estaba localizado encima de mi ceja derecha en la parte posterior de mi cabeza, y habiendo probado todo en (y fuera d)el mercado, en esos días tuve que recurrir a un medicamento llamado “Migril” que tiene unos efectos secundarios muy desagradables. Si no tomaba ningún medicamento, el dolor de cabeza seguía, lo más que pude aguantar fueron tres semanas, y entonces tenía que tomar la medicación. Tres hijos más no cambiaron nada lo de la migraña, pasar la menopausia, tampoco.

Cuando Glaxo produjo “Imigran” mi vida cambió porque pude tomarlo mientras trabajaba, casi no tenía efectos secundarios, pero era asquerosamente caro unas £15 cada pastilla. Tomaba una media de cuatro o cinco pastillas por semana ya que mis migrañas continuaban a ese ritmo, así que el único beneficio era que trataba las migrañas, pero no disminuía su frecuencia. Al final, mi médico me dijo que no podía seguir tomando Imigran a ese ritmo y tenía que internar encontrar otro remedio.

El año pasado leí sobre el Cefaly en el Daily Mail, e inmediatamente pedí uno. Seguí fielmente las instrucciones (todavía lo uso cinco minutos por las mañanas y las noches, ¡pero pueden quitar esta parte si quieren!) y he estado usándolo por casi 6 meses. Para mí, el resultado fue casi inmediato, y durante este tiempo sólo he tenido una o dos (comparativamente menores) migrañas, y más recientemente prácticamente ninguna. En noviembre cumpliré 60, así que puedo decir que he estado sufriendo física, emocional y financieramente de la migraña por más de 30 años, pero desde que uso el Cefaly he podido llevar una vida normal y ¡tampoco he tenido que cuidarme ni mucho menos tanto de lo que como y bebo!!!

Dorothée G (Francia)

Desde mi adolescencia, padezco dolores de cabeza (cefaleas). Sobrevienen aleatoriamente. Para calmar estos dolores, tomo PROPOFAN. También tengo migrañas, que aparecen principalmente durante la regla. Entonces tengo que estirarme en la oscuridad y sin ruido para que se termine.

Utilizo el Cefaly desde hace dos meses, cuando siento que empieza el dolor y los impulsos emitidos por este aparato calman muy sensiblemente mis crisis de cefaleas.

Sra. Verdone (Bélgica)

Desde los 22 años padezco terribles migrañas. Así pues, hace 28 años que mi vida ha sido fuertemente afectada, y a veces es infernal. Cuando todo va bien, tengo una crisis por semana. He tomado todos los analgésicos y anti-migraña posibles. Cafergot me ayudaba un poco durante las crisis. Pero he intentado todo. Nada me ha funcionado de verdad. Algunos medicamentos eran insoportables. Con los cambios hormonales de mi vida de mujer, mis migrañas con a veces peores y a veces no vayan mal.

Me propusieron participar en un estudio Cefaly. No creía más que en todo lo que había probado con anterioridad. Imaginen… ¡desde hace 28 años!

Primero me hicieron probar Cefaly durante las crisis, para disminuir el dolor. Lo hice algunas veces sin gran éxito. Luego me lo hicieron utilizar en prevención: una sesión cada día de 20 minutos, que hago cada día viendo la tv. Ahora hace más de 3 meses que utilizo Cefaly así y cruzo los dedos para que continúe. El segundo día todavía tuve una crisis y luego una pequeña dos meses más tarde. Y ahora después de 4 meses casi nada, mientras que antes era por lo menos cada semana. Todavía no me lo creo sigo estupefacta y toco madera para que dure.

Gloria Bijou M (España)

Os cuento que el Cefaly es mi salvación. Mi calvario comenzó la tarde del 5 de noviembre de 1995, en Salta, Republica Argentina. Un fuertísimo dolor de cabeza me hizo ir a un neurólogo de urgencia, ya que se me estaba cerrando un ojo y tenía hinchada la parte derecha de la cara. Me hicieron de inmediato una Resonancia Nuclear Magnética.

Diagnóstico: Aneurisma cerebral en la cisterna de galeno, junta médica y me dicen que no tenía ni 24 horas de vida, porque en Salta no había, en ese entonces, Alta complejidad Médica. Mi hijo preguntó qué se podía hacer y le dijeron que lo única posibilidad sería ir a Buenos Aires, a 2.000 km.de distancia, pero que tampoco era recomendable por el estado en que estaba, ya que en el avión seguramente se me reventaría el aneurisma, que mejor no hiciera nada. Como podrás suponer, mi hijo dijo yo no se iba a quedar de brazos cruzados a esperar que se muriese su madre y dijo que me llevaba a Buenos Aires, a lo que los tres médicos dijeron que sería a nuestra cuenta y riesgo, y que ellos no nos iban a acompañar. Conclusión: mi hijo llamó a un amigo que disponía de un jet, se lo puso a su disposición en 20 minutos, pidió una ambulancia y me llevó, mientras desde Salta hacían los trámites para que me esperara la ambulancia del Hospital Español en Buenos Aires. Obviamente, llegué viva me operaron y todo fue muy bien hasta que a los tres días comenzaron los dolores de cabeza fuertes. Me hicieron otra resonancia y se dieron cuenta que era una inflamación de la terminal superior del nervio trigémino que podía ser producto de la operación. Hice tratamientos con Carbamacepina y calmantes. Me hacían me daban efecto unos días, me acostumbraba a ellos, luego otros calmantes más fuertes y así seguía, sin solución.

Gus decidió llevarme a Cuba donde son famosos los tratamientos neurológicos. Misma respuesta, mismo tratamiento. Luego le toco el turno a Massachusetts: mismo diagnóstico, igual tratamiento. Así estuve 12 años a base de calmantes. En el 2007 vine a España a quedarme a vivir. Aquí, nuevos neurólogos, más de lo mismo, y mis dolores cada vez peor. Y los calmante, fueran cuales fueran, sólo me hacían mal al estomago y comenzaron los vómitos y el no poder comer: estaba intoxicada de calmantes. Para colmo, comenzaba la primavera que es la época del año en la que me suele doler todos los días. Hace un mes, mi marido, ya desesperado entró a Internet y se puso a investigar sobre tratamientos naturales para el dolor de cabeza y EUREKA: allí encontró el CEFALY. ME PUSE EN CONTACTO CON VOSOTROS, ME LO MANDASTEIS Y ES LO MEJOR QUE ME PUDO PASAR EN ESTOS ULTIMOS 15 AÑOS. En cuanto siento la primera puntada (que, por lo general, me da sobre el ojo izquierdo), me coloco el Cefaly y a los 20 minutos se apaga. Me lo quito y me duermo sin dolor. Ya lo usé más de 10 veces y con esos resultados. Una sola vez no dormí porque estaba en una comunión y se me repitió en dolor a las 4 horas; o sea que, si duermo no me duele por dos o tres días. No tomo más calmantes, mi estómago se está regularizando, ya puedo comer normalmente Y SOY LA MUJER MÁS FELIZ DESDE QUE COMENZÓ MI CALVARIO HACE 15 AÑOS, GRACIAS A ESE APARATITO MAGNIFICO LLAMADO CEFALY.

Recuerdo que en mi primera conversación con vosotros me dijisteis que quizás no funcionara porque era más bien para migrañas y cefaleas; dentro de mi desgracia menos mal que es la parte superior la que me duele, y eso hace que CEFALY sea efectivo también para las neuralgias de trigémino de mis características.

Sólo lo uso cuando me duele, o sea, que no sigo un tratamiento específico de ponérmelo todos los días. 20 minutos me bastan para calmar el dolor, relajarme y dormir. No sé si mi historia es de alguna utilidad. Os quise contar todo, por si le sirve a alguien más. Yo lo pasé terrible, no podía salir sola, en cualquier momento me comenzaba el dolor y hasta llegué a delirar, perderme, no reconocer a nadie, vomitar, con hinchazón de cara, sufro de fotofobia hasta ahora. Me jubilaron por incapacidad, y ahora no veo las horas de ir a Argentina para mostrarlo a todos los neurólogos que me atendieron. Lo haré a fin de año.

GRACIAS A MI MARIDO QUE LO ENCONTRO Y A VOOTROS QUE ME LO MANDASTEIS HOY HACE UN MES QUE MI VIDA CAMBIÓ.

Pascale B (Francia)

Tengo 43 años, y me dejé convencer cuando me propusieron probar el Cefaly. Sin estar verdaderamente preparada a los efectos que se notan cuando se pone en marcha el aparato, mi primera reacción fue querer quitarme el aparato de mi frente, sintiendo que mi frente se retorcía o más bien se enderezaba desde la cuenca de los ojos hasta las raíces de mis cabellos. Pero enseguida, me olvidé que estaba en medio de una farmacia repleta... Me fui con mi Cefaly, con la impresión de tener mi cara "muy abierta" ¡y una frente inmensa! Es esta sensación que me impulsa a utilizar el Cefaly cada vez que tengo dolor de cabeza, la impresión que una tensión demasiado fuerte aprieta mi cabeza como una mordaza, desde las sienes hasta el fondo de los ojos. He llegado a despertarme con este dolor, soportarlo todo el día, acostarme por la noche y volver a despertarme en el mismo estado. Hasta utilizar el Cefaly, no tenía ningún medio para aliviarme. La sensación después de una sesión de Cefaly es difícil de describir: como si la tensión que comprime dolorosamente las sienes y hunde los ojos se aflojara, ¡que mi cabeza recuperase todo su sitio y que mis ojos volvieran a la superficie! Este efecto "mecánico" es inmediato: siento mi cara abrirse, "estirarse". Mi hijo, también objeto de dolores de cabeza, se ha acostumbrado a aliviar su dolor con MI Cefaly: en general, se endormece...

Anne-Marie DD (Francia)

He vivido 25 años en los EE.UU. Mucho trabajo, viajes y mucho estrés. Allá tenía dolores de cabeza insoportables por lo menos 2 veces al mes, que iban de un la do al otro de la cara y duraban varios días. Estuve en la Pain Clinic (Clínica del Dolor) en la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) que me ayudó a controlarlos y manejarlos. Pero más tarde, las inyecciones de IMITREX eran mi única ayuda. Perdí mi padre hace 7 años y el dolor de cabeza duro y duró demasiado tiempo y aguanté con muchas inyecciones. Hace 5 años, de vuelta a Europa después de mi separación marital, tuve que someterme a tomar DEROXAT y todavía tomo ½ al día. Globalmente estoy mejor que antes, menos estrés y hago yoga. Si aparece un aura, en Los Ángeles me aconsejaron CEPHYL que funcionaba bien. Ahora utilizo también el CEFALY desde hace más de un año. Mi interés con el CEFALY es de intentar relajarme cuando siento que la crisis va a llegar. Es muy eficaz cuando aparece el aura. Con todo esto, de momento estoy bien.

Audrey G (Francia)

Tengo 21 años y padezco dolores de cabeza desde hace unos 5 años. Estos dolores se sitúan casi siempre en la frente, encima de los ojos. Un esfuerzo de pensar, demasiada lectura o el ordenador pueden ser su causa, pero a veces llegan sin una razón particular aparente y pueden durar jornadas enteras. Para aliviarme tomo a menudo Doliprane o Dafalgan (nunca Aspirina).

La utilización del Cefaly ha sido para mí una muy buena experiencia; mis dolores de cabeza se han espaciado poco a poco, pero sobre todo el Cefaly me ha permitido evitar tomar medicamentos continuamente. Cada utilización de éste, me ha quitado el dolor de cabeza muy rápidamente.

Caroline J (Francia)

Tengo 23 años y sufro de dolores de cabeza desde hace unos 10 años. Estos dolores de cabeza son regulares: cada 2-3 días. Ocurren con mayor frecuencia con el cansancio, enfado, o con exposición a demasiado calor, demasiado ruido y, a vece,s sin una razón concreta.

Para tratar estos dolores de cabeza, me tomo la medicinas como Aspirina, Dafalgan, Nurofen ... A veces el dolor de cabeza se va, otras no.

El uso de Cefaly me ha permitido tomar menos medicamentos y por lo tanto preocuparme menos por estar siempre bajo la influencia de una medicina. Sobre todo, inmediatamente después de la sesión, proporciona una sensación de alivio y en pocos minutos (10-15 minutos), el dolor de cabeza desaparece poco a poco. Una e las ventajas de Cefaly es que se pueda usar las veces que sea necesario, contrariamente los medicamentos, que necesitan obligatoriamente intervalos (bastante largos) entre toma y toma.

No creo que Cefaly sea la solución milagro para acabar con todos los dolores de cabeza, pero creo que es una ayuda preciosa, que permite tomar menos medicamentos, tener menos dolores de cabeza a largo plazo y sentirse bien.